top of page

El 58 por ciento de la población colombiana apoya la obligatoriedad del voto

Encuesta revela percepción sobre dos de los puntos más polémicos de la reforma política.


Congreso de la república
Encuesta revela percepción sobre dos de los puntos más polémicos de la reforma política | Imagen tomada de Eltiempo.com

El 58 por ciento de los colombianos cree que el voto debe ser obligatorio, mientras que el 40 por ciento no está de acuerdo y el 2 por ciento no sabe o no responde.


Así lo hizo saber la nueva encuesta realizada por el Centro Nacional de Consultoría (CNC) para CM&, en la cual preguntaron a la ciudadanía por la percepción frente a la obligatoriedad del voto en Colombia.


Así mismo, consultaron su opinión sobre la propuesta de que los congresistas puedan ser nombrados ministros o candidatizarse para alcaldías o gobernaciones. Al respecto, un 76 por ciento de la población está en desacuerdo mientras que solo el 20 por ciento está de acuerdo. Un 2 por ciento no sabe o no responde.


Ambos temas son de los puntos que más han generado polémica de la reforma política que el Gobierno Nacional radicó ante el Congreso el 13 de septiembre, y la cual fue aprobada el miércoles en primer debate en la Comisión Primera del Senado.


Esta iniciativa pretende, según el Ejecutivo, acabar con el clientelismo electoral, aunque toca algunos temas que han sido sensibles en pasadas iniciativas similares, como el voto obligatorio.


Aunque a esta reforma aún le faltan varios trámites en el Congreso, en principio se aceptó que todos los ciudadanos deban participar en las elecciones que se realizan en el país. Sin embargo, esto solo sería por dos periodos constitucionales consecutivos.


“Para fortalecer la cultura ciudadana de participación en las decisiones políticas y electorales del país, se crea durante dos periodos constitucionales consecutivos el voto obligatorio y el deber del Estado de garantizar gratuidad en el servicio público de transporte para la jornada electoral”, señala el proyecto aprobado. Pero aunque pasó el primer debate, hay opiniones divididas.


Por ejemplo, para el senador Ariel Ávila, de la Alianza Verde, “esto incitará a que todos los ciudadanos tengan que salir a votar por la propuesta que mejor conozcan”.


Mientras que congresistas como Alejandro Vega considera que “no debemos restringir las libertades de los ciudadanos, por eso es importante eliminar la disposición de la (obligatoriedad del voto), ya que esto debe ser de manera voluntaria y opcional”.


Un número incierto se abstiene como posición política, otro enorme e incierto no se siente convocado ni incluido en nuestro sistema político.


El voto obligatorio ya ha sido objeto de debate en varias oportunidades en el Congreso y no ha prosperado. Y esta vez promete ser uno de los temas más fuertes para debatir cuando la iniciativa esté en plenaria.


Entre quienes se oponen a esta reglamentación está la senadora de la Alianza Verde Angélica Lozano, quien anticipó que votará de manera negativa. “Un numero incierto se abstiene como posición política, otro enorme e incierto no se siente convocado ni incluido en nuestro sistema político. Su exclusión social y estructural no se supera obligándole a votar”, aseveró Lozano.


Otros temas claves aprobados en la reforma es que los partidos solo podrán inscribir listas cerradas y bloqueadas con garantía de universalidad, alternancia y paridad de género e identidades diversas.


Precisamente este jueves desde un foro en Medellín el ministro del Interior, Alfonso Prada, se refirió a la reforma y a este punto: “En nuestra democracia muchos se sienten excluidos y esa inconformidad genera también conflictos. Buscamos garantizar una representación paritaria para que la mitad del Congreso, por nombrar solo una institución, sean mujeres”.


Entre otros temas, se establece el deber de implementar mecanismos de democratización interna en las colectividades, su incumplimiento acarreará sanciones al partido como la pérdida de la personería jurídica.


Respecto a la financiación de los partidos será prevalentemente estatal e irá directamente a los partidos, ya no a los candidatos, lo que elimina el conflicto de intereses que se presenta cuando la financiación es personal.


Si un miembro de una corporación pública se presenta a la siguiente elección, por un partido distinto, deberá renunciar a la curul al menos seis meses antes de la inscripción. Y se garantiza que quienes quieran aspirar a un cargo de elección popular deberán tener como mínimo una militancia de seis meses dentro de la colectividad.


Asimismo, se autoriza por una sola vez a los miembros de los Cuerpos Colegiados de elección popular, o a quienes hubieren renunciado a su curul, para inscribirse en un partido distinto al que los avaló, sin renunciar a la curul o incurrir en doble militancia.


El texto de la ponencia de la reforma política también estipula el límite a la reelección dentro de corporaciones públicas de elección popular. Nadie podrá ser elegido para más de cuatro períodos consecutivos en el Senado de la República, Cámara de Representantes, Asamblea Departamental, Concejo Distrital o Municipal, o Junta Administradora Local.


Artículo tomado de eltiempo.com

Por: Política


57 views0 comments
bottom of page