top of page

Energía, minería y regalías

“Esa mejora en la imagen de las actividades minero energéticas se debe a los esfuerzos en los últimos años por ponerse al día con el respeto y preservación del medio ambiente...”.


medida que los sectores minero energéticos se abren a contar lo que significan para la sostenibilidad del desarrollo del país, pero sobre todo para las regiones donde se asientan, los colombianos tenemos más claro el por qué juegan un papel sustancial en el progreso económico nacional.


Hay que reconocer que el manejo errático en sus relaciones con las comunidades impactadas con las actividades por parte de algunas empresas formales, o el daño que la irresponsabilidad le ha propinado al medio ambiente, o la violación de derechos por parte de la minería ilegal, han sido factores que contribuyeron a un deterioro de la percepción que se ha tenido por años, de esa fuente de riqueza y empleo.


Sin embargo, la imagen de estos sectores, y sobre todo de la minería colombiana, ha ido mejorando a medida que las empresas formales se interrelacionan de forma más expedida con las comunidades y mejoran los avances técnicos y tecnológicos de producción limpia de sus industrias. Así lo corrobora el último estudio sobre favorabilidad elaborado por el Centro Nacional de Consultoría (CNC), que muestra cómo del año 2016 al 2022 pasó de 54% al 74% la imagen positiva en los municipios mineros del país; y en las localidades no mineras quedó en 64%.


Esa mejora en la imagen de las actividades se debe, sustancialmente, a los esfuerzos en los últimos años por ponerse al día con el respeto y la preservación del medio ambiente, el impacto en las finanzas de municipios y departamentos, en donde despliegan sus operaciones (para solo mencionar al carbón, representa el 2% del PIB nacional, y la minería el 5,5% del PIB de la Región Caribe), y en la capacidad de generar empleo bien remunerado (el carbón, por ejemplo, genera 150 mil empleos entre directos e indirectos, en tanto que la minería genera 22 mil empleos en la Costa Caribe, y más de 66 mil en encadenamientos productivos).


Hay otros factores menos perceptibles, pero que son eficientes, como la contribución a la transición energética; pero, sobre todo, en materia de regalías, por cuenta de cuyos aportes las regiones recibieron en 2021 la impresionante cifra de $9,6 billones, que el Sistema General de Regalías (SGR) destinó a 1.920 proyectos.


Por departamentos costeños, Cesar recibió $970.522 millones; Córdoba, $639.323 millones; Bolívar recibió $614.242 millones y La Guajira, $529.206 millones. Y ya podemos imaginarnos en cuánto se incrementará esa cifra si consideramos la escalada en los precios del petróleo, con lo cual la ejecución de proyectos financiados con las regalías que pagan las empresas mineras y petroleras, se incrementará en su número y en sus valores en 2022.


Sin embargo, la pregunta que flota en el ambiente es en qué se invierten esos recursos y por qué, siendo tan ingentes, no contribuyen a mejorar de forma relevante las comunidades a las que impactan. ¿Se malbaratan las regalías?

48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page