Involucramiento parental, un aspecto positivo para la educación en tiempos de COVID-19

María Alejandra Lázaro Durán

Directora de Proyectos

Centro Nacional de Consultoría

__________


El proceso educativo ideal para los niños, niñas, adolescentes y jóvenes es aquel en el que ocurre una co-construcción entre los estudiantes, sus familias y las instituciones educativas, en donde la responsabilidad del desempeño escolar se comparte entre estos tres aliados. Desde esta perspectiva, el aislamiento preventivo obligatorio, decretado por el Gobierno Nacional en marzo de 2020 con ocasión de la pandemia por SARS-COV 2(Coronavirus), ha favorecido el involucramiento de padres y acudientes en este proceso.


Estudios de investigadores nacionales e internacionales (Benner, Graham, & Mistry, 2008; Affuso, Bacchini y Miranda,2016; Núñez, Suarez, Rosario, Vallejo, & Epstein, 2015; Lastre, K., López, L. & Alcázar, C., 2018) han demostrado una relación estadísticamente significativa entre el rendimiento escolar y el apoyo familiar, esto indica que los estudiantes cuyos padres acompañan, retroalimentan y están pendientes de la vida escolar, muestran mejores niveles de desempeño.


A su vez, el involucramiento y monitoreo parental es una estrategia efectiva para controlar y reducir situaciones de riesgo como: el consumo de sustancias psicoactivas, episodios de violencia intrafamiliar, violencia en centros educativos, embarazos en adolescentes, trastornos emocionales y otras conductas nocivas. (Méndez, 2017; Valencia, 2015; Hocquart, 2011; Cruz, Castillo, García y Rodríguez, 2019)


El acompañamiento parental debe estar acorde al desarrollo del ciclo etario y educativo de los estudiantes, cuando se vuelve intrusivo puede generar dependencia de los hijos al apoyo de los padres o un exceso de presión invierte los efectos del involucramiento, en tanto el logro académico puede verse afectado. (Karbach, Gottschling, Spengler, Hegewald, & Spinath, 2013; Hong, Hwang, Kuo, & Hsu, 2015).


A pesar de la evidencia positiva, antes expuesta, la participación de los padres en la educación de sus hijos está supeditada a una serie de variables que pueden superar la voluntad de ejercerla, como: factores económicos, de estructura familiar, nivel educativo, disponibilidad horaria y factores culturales.


Es un hecho que el ingreso familiar determina las condiciones y posibilidades del hogar, esto implica que los padres se empleen o emprendan su propio negocio, ocupando la mayoría del tiempo, descuidando así el acompañamiento a los hijos. Por el contrario, ante condiciones de desempleo, la falta de ingresos impide la provisión efectiva de recursos educativos. Esta dinámica se ve acentuada en estructuras familiares uniparentales donde la persona a cargo no tiene alternativa.


Asimismo, el nivel educativo y cultural de los padres tiene un efecto sobre el logro educativo, dado que un bajo nivel genera inseguridad para asesorar a sus hijos y representarlos ante la institución educativa, lo que en ocasiones se traduce en el aislamiento total de los padres en el proceso. Mientras que, un alto nivel, especialmente el de la madre, como se ha enfatizado en los estudios sobre logro educativo a través del tiempo, marca la diferencia en el desempeño del estudiante. “Las madres que más educación han recibido son las que más se involucran en la educación de sus hijos. Son quienes tienen más información sobre la escuela y las que más actúan para resolver los problemas de sus niños en el sistema escolar, en comparación con las madres menos educadas.” (Stevenson y Baker,1987)


Siendo entonces la educación un tema de suma importancia durante el aislamiento preventivo obligatorio el Centro Nacional de Consultoría –CNC, entre el 13 al 30 de junio de 2020, realizó una encuesta a 11.803 actores involucrados, para conocer sus percepciones al respecto. Los resultados evidencian que la crisis de salud pública por COVID-19 ha permitido a los padres involucrarse en el proceso educativo de sus hijos de una manera más directa, e incluso resaltan como positivo de las clases remotas aspectos asociados a este tipo de estrategia parental.


Si bien es cierto que este acompañamiento parental se requiere en la educación tradicional y presencial, cuando las clases se imparten de manera remota la necesidad de este apoyo es imperante. El 88% de los estudiantes encuestados manifiesta necesitar algo o mucho apoyo para para hacer tareas y entender conceptos, por parte de padres o cuidadores y 91% de ellos confirma haber recibido dicho nivel de acompañamiento. Por su parte, 95% de los profesores consultados reconoce que los padres o acudientes han brindado algo o mucho apoyo a los estudiantes.


Tabla 1. Necesidad y apoyo realmente brindado al estudio remoto.

Esto se reafirma con el 96% de padres que manifiesta haber brindado algo o mucho apoyo a sus hijos en el estudio remoto. También se indagó a los padres sobre los aspectos que más les han gustado de esta modalidad de educación y sus respuestas están estrechamente relacionadas con el modelo de involucramiento parental.


Gráfica 1. Aspectos que más gustan a los padres sobre estudio remoto

Para los padres o acudientes el aspecto que es mencionado en mayor medida como el que más les gusta del estudio remoto es tener más tiempo con los estudiantes/hijos con un 45% y el que menos menciones tiene es el poder supervisar las clases que están viendo con un 31%. Lo que implica que aquello que más les gusta, no necesariamente está relacionado con el proceso educativo formal.


Los resultados anteriores son consistentes cuando se desagregan por estrato socioeconómico. Si bien, todos los aspectos mantienen el orden de prioridad por estrato, la coordinación entre tareas del hogar, apoyo a la familia y la educación; el realizar acompañamiento en las tareas; y poder supervisar qué clases está(n) viendo supera entre 10 y 12 puntos porcentuales en el estrato medio y bajo frente al alto, que a su vez, cuenta con el porcentaje más alto en el tener más tiempo con los hijos/estudiantes, con una diferencia de 11 puntos porcentuales con el estrato bajo y 7 puntos porcentuales con el estrato medio.


Tabla 2. Desagregación por estrato de aspectos que más gustan del estudio remoto a los padres

Retomando a Scola (2012), la familia es un lugar educativo, “una comunidad de amor y de solidaridad insustituible para la enseñanza y transmisión de valores culturales, éticos, sociales, espirituales, esenciales para el desarrollo y bienestar de los propios miembros y de la sociedad”. Los resultados de la encuesta, antes presentados, ratifican el hecho que los padres y acudientes, sin importar estrato socioeconómico, entienden su rol protagónico en el proceso educativo de sus hijos.


Las condiciones de los hogares posterior a la apertura de los sectores económicos difieren entre unos y otros y ponen en riesgo la continuidad de este acompañamiento, por lo tanto, se deben replantear las estrategias de forma diferencial en razón del contexto social de las familias, el trabajo de los padres o acudientes, el acceso de herramientas de conexión a internet y a las demás necesidades que surjan de la alianza de los actores de la comunidad educativa, buscando potencializar los beneficios de este modelo.


Referencias


Benner, A. D., Graham, S., & Mistry, R. S. (2008). Discerning direct and mediated effects of ecological structures and processes on adolescents' educational outcomes. Developmental Psychology, 44(3), 840.

Cruz, M. A. M., Castillo, M. M. A., García, N. A. A., & Rodríguez, N. N. O. (2019). Estilos parentales y el involucramiento con el consumo de alcohol en adolescentes de secundaria. Journal Health NPEPS, 4(2), 215-229.

Hocquart, L. (2011). Control parental y consumo de marihuana en estudiantes de enseñanza media de la provincia de Tierra del Fuego. III Congreso internacional de investigación y práctica profesional en psicología XVIII, Jornadas de investigación, Séptimo encuentro de investigadores en psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología–Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.

Hong, J. C., Hwang, M. Y., Kuo, Y. C., & Hsu, W. Y. (2015). Parental monitoring and helicopter parenting relevant to vocational student's procrastination and self-regulated learning. Learning and Individual Differences, 42, 139-146.

Karbach, J., Gottschling, J., Spengler, M., Hegewald, K., & Spinath, F. M. (2013). Parental involvement and general cognitive ability as predictors of domain-specific academic achievement in early adolescence. Learning and Instruction, 23, 43-51.

Lastre Meza, K., López Salazar, L. D., & Alcázar Berrío, C. (2018). Relación entre apoyo familiar y el rendimiento académico en estudiantes colombianos de educación primaria. Psicogente, 21(39), 102-115.

Méndez, M. J. (2017). Consumo de drogas e involucramiento parental entre estudiantes de secundaria de Costa Rica durante el 2015. Drugs and Addictive Behavior, 2(2), 193-205.

Miranda, M. C., Affuso, G., Esposito, C., & Bacchini, D. (2016). Parental acceptance–rejection and adolescent maladjustment: mothers’ and fathers’ combined roles. Journal of Child and Family Studies, 25(4), 1352-1362.

Núñez, J. C., Suárez, N., Rosário, P., Vallejo, G., Valle, A., & Epstein, J. L. (2015). Relationships between perceived parental involvement in homework, student homework behaviors, and academic achievement: differences among elementary, junior high, and high school students. Metacognition and learning, 10(3), 375-406.

Scola, A. (2012). Familia y sociedad. Pontificia Univ. Católica de Chile.

Stevenson, D. L., & Baker, D. P. (1987). The family-school relation and the child's school performance. Child development, 1348-1357.

Valencia, R. P. (2015). Involucramiento parental y consumo de drogas en escolares de Chile. Observatorio chileno de drogas. Boletín nº19.


#Educación #Padres #Estudiantes #Profesores

  • Centro Nacional de Consultoría
  • @CNCSocial
  • +CNCSocial

OFICINAS

BOGOTÁ (SEDE PRINCIPAL) Calle 82 No. 6-51 | PBX: 57 (1) 3394888

Código postal: 110221

MEDELLÍN: 57(4) 2042020

BUCARAMANGA: 57(7) 6457483

CALI: 57(2) 6674226

BARRANQUILLA: 57(5) 3161274 ext. 5000

Centro Nacional de Consultoría S.A. miembro del grupo VÍACIENCIA